¿Por qué no vemos los sonidos o escuchamos la luz?

Hoy he decidido ponerme algo transcendental:

Sabido es que lo que llamamos luz consiste en un movimiento ondulatorio luminoso, del mismo modo que lo que conocemos con el nombre de sonido es un movimiento ondulatorio del aire. ¿A qué se debe, entonces, que una clase de ondas produzca en nuestro cerebro la sensación de luz y otra produzca la impresión de lo que se llama sonido? ¿Por qué las ondas del aire no tienen el efecto de la luz y las de la luz el efecto de las del sonido también?

Únicamente puede decirse que eso se debe a la conformación particular del cerebro. Es posible imaginar, según ha dicho un científico que se dedicó al estudio de la mente humana, que los nervios del ojo fueran a parar al centro auditivo del cerebro y los nervios del oído al centro visual, algo así como si al escuchar un concierto “viésemos” las notas musicales y “oyésemos” los movimientos del jefe de orquesta y de los demás músicos. Esto quiere decir que lo que llamamos luz y sonido no son más que consecuencias de la impresión producida en partes determinadas del cerebro, que corresponden a dichas impresiones.

Leave a Reply