He descubierto que remodelar no es cosa de juegos.

A lo largo de los años, las personas deciden remodelar o dar un cambio a sus hogares o sus negocios por razones varias, entre ellas darle un toque diferente, se encuentran aburridos del mismo diseño o simplemente quieren hacer lucir el lugar mucho más amplio, más bonito, más moderno.

A pesar de querer darle otro sentido a las estructuras, muchas personas llegan incluso a caer en depresión al realizar una remodelación de este estilo, seguramente te preguntarás por qué… pues la remodelación es símbolo de cambio, transformación mejora y hasta progreso. Sin embargo, hay quienes tienen motivos más fuertes para realizar una remodelación y esto consiste en olvidar… si exactamente, olvidar.

Olvidar momentos tristes, momentos difíciles, momentos amargos que vivieron en dicho lugar o por el contrario, se deprimen mucho más si no quieren olvidar todas aquellas cosas que vivieron en este lugar pero por las condiciones en las que se encuentra, se ve obligado a reformar por completo, son decisiones difíciles que pueden afectar la salud de cualquier persona, si esta es muy sensible.

Por lo que esta decisión no es cosa de juegos, hay que estar cien por ciento seguros de lo que queremos hacer para que no haya arrepentimiento, pues luego de los cambios será difícil volver a lo que era.

Leave a Reply