¿A quién no le gusta comer sano y sabroso?

Hoy me apetecía hacer un artículo de alimentación sana y aquí lo tenéis:

En los tiempos que corren, el comer se ha convertido para muchas personas, trabajadoras o no, en un ritual con significados diferentes, con rutinas diferentes, con tiempos y espacios diferentes. Pero es un hecho que a todos nos gusta comer bien y sabroso. Apartando el hecho de que en muchas regiones del planeta, miles y hasta millones de personas comen lo que bien encuentren, dadas las precarias condiciones de productividad y pobreza, es un hecho que a todos nos gustaría comer alimentos que nos satisfagan el paladar pero también el organismo. Allí es donde deben considerarse los productos biológicos.

Estos son alimentos que, si bien son derivados de otros alimentos existentes, en su elaboración no se incluyen elementos químicos que alteren su composición natural y nutricional, por lo que su disfrute conlleva una doble ventaja; satisfacen el paladar y no constituyen un riesgo de introducir en nuestro organismo sustancias químicas que a lo largo del tiempo constituyan un riesgo a nuestra salud.

 Estos alimentos, que pueden ser agrícolas o cárnicos, son aquellos producidos mediante procesos totalmente naturales, respetando el desenvolvimiento natural sin aditamentos químicos tanto a animales como vegetales. Su único inconveniente es el precio, su producción resulta más cara.

Leave a Reply