25 de diciembre, fum, fum fum

minecraftOs estaréis preguntando porque he elegido este título cuando ni son Navidades, ni está cerca de ser esa fecha. Tengo que reconocerlo: me encantan las navidades. Me gustan tanto que todavía tengo mi habitación adornada con cortina led de luces navideñas que compre de oferta en la página de lucesdenavidad.com a un precio literalmente tirado (aunque también puede ser que sea demasiado vago como para poder quitarlas). Me he decidido a crear este artículo porque en diciembre todavía no tenía creado el blog y no he podido compartir con vosotros mis regalos.

En noviembre del año pasado tuve una revelación: desde pequeño me había gustado el Lego; solía crear toda una serie de composiciones increíbles con la ayuda de mis padres. Sin embargo, esa pasión se había quedado oculta hasta que me encontré con algo que me hizo revivirlo: y esto es el Lego Minecraft.

Me he pasado horas y horas jugando al minecraft y en el momento en el que descubrí que existe un Lego en dónde se recrean todas estas situaciones, quedé completamente maravillado.

Empecé a comprarme packs y packs hasta arruinarme casi por completo. Los regalos que mis papis me compraron por Navidad fueron dos packs enormes con toda una serie de piezas de construcción de Lego Minecraft.

Mi objetivo es conseguir la máxima cantidad de packs posibles, montarlos y luego, cuando me aburra, destrozar todo y crear una enorme ciudad en dónde sea capaz de poder utilizar todas y cada una de las piezas… suena bien ¿verdad?

Sin embargo, los packs no son baratos: había uno que circulaba por allí, ya descatalogado, que tenía un precio que llegaba a los 150€… afortunadamente en algunas páginas se puede conseguir por 50€. Ahora ya conocéis una de mis pasiones más ocultas.

Leave a Reply